ley hipotecaria rdmf La Ley de Crédito Inmobiliario busca seguridad jurídica y protege al consumidor

La nueva ley hipotecaria ha recibido luz verde por parte del Congreso de los diputados y finalmente ha sido aprobada. Los fraudes sistémicos producidos durante los últimos años han puesto en evidencia la necesidad de modificar una ley que presentaba lagunas, en un marco flexible y protector del consumidor deudor hipotecario. Así, la nueva ley introduce cambios y elimina más de 20 condiciones con la pretensión de “potenciar la seguridad jurídica, la transparencia y comprensión de los contratos y de las cláusulas que los componen”.

Como afirma Fernando Zunzunegui, presidente de Zunzunegui Abogados, la ley “busca el equilibrio en una relación asimétrica y va más allá de la Directiva. Antes existía una legislación hipotecaria protectora del banco acreedor en la ejecución de la garantía inmobiliaria, pero no existía una ley del crédito hipotecario protectora del deudor y del derecho a la vivienda”. Añade además que la ley “sigue la línea de la Unión Europea y una buena dirección para dar transparencia y evitar el sobreendeudamiento”.

De esta forma y acorde con el Dictamen de la Comisión, el objetivo final es el de “reforzar las garantías para los prestatarios en el proceso de contratación y evitar en última instancia la ejecución de este tipo de préstamos en vía judicial con la consiguiente pérdida de la vivienda”. La nueva ley hipotecaria refuerza la protección del consumidor y establece un procedimiento más exigente para el prestamista, que deberá evaluar en profundidad la solvencia del prestatario. Sin embargo, Zunzunegui recuerda que la ley no garantiza nada ya que “su efectividad dependerá del Banco de España y del necesario cambio de cultura de las entidades bancarias”.

La nueva ley hipotecaria previene el sobre-endeudamiento a través de la evaluación de la solvencia

Entre sus puntos fuertes se encuentra el aumento de la transparencia, garantizando al consumidor recibir información precontractual con 10 días de antelación. De acuerdo con la norma, el consumidor recibirá asesoramiento por parte del notario, quien aclarará todas las dudas que el contrato le pueda suscitar antes de su contratación. En esta línea, el notario asume un rol muy similar al del asesor financiero, sin ser éste su papel. Tampoco hay que olvidar la formación de los empleados, un requerimiento incluido en la ley.

Por otro lado, por primera vez será el banco el que pagará los gastos de formalización de la hipoteca, excepto el de tasación que lo asumirá el cliente junto a las copias notariales. Asimismo, la entidad financiera sólo podrá ejecutar la hipoteca tras el impago de entre 12 y 15 mensualidades o entre un 3% y un 7% del valor del préstamo. Además, la nueva ley hipotecaria realiza un control de penalizaciones: “Antes el banco y el cliente fijaban el interés moratorio y el banco se imponía de forma abusiva. Ahora la ley lo limita sólo tres puntos sobre el ordinario”, afirma Zunzunegui. También queda limitada la compensación por reembolso anticipado.

Por último, conviene destacar el control de la abusividad. La ley de crédito inmobiliario prohíbe, con excepciones permitidas por el Banco de España, las ventas vinculadas y las remuneraciones por objetivos en venta, en particular cuando hay asesoramiento. También hay que tener en cuenta la eliminación de las cláusulas suelo y el registro de las condiciones generales, poniendo al Registrador delante del Notario.

El texto ha sido aprobado por el Congreso y trasladado al Senado para su tramitación por vía urgente. Ciudadanos, PP, PSOE, PDECat y PNV se han mostrado a favor, mientras que Unidos Podemos, Esquerra Republicana, Compromís y EH-Bildu han votado en contra. Así, la nueva Ley de Crédito inmobiliario supone un paso más hacia la protección del consumidor y sólo será efectiva con el apoyo del Banco de España.

Otras referencias:

Entrevista de RNE a Fernando Zunzunegui, presidente de Zunzunegui Abogados, y a Fernando Herrero, secretario general de ADICAE sobre la nueva ley hipotecaria

print button gray La Ley de Crédito Inmobiliario busca seguridad jurídica y protege al consumidor

Deja un comentario