STS, Sala de lo Penal, Sección 1ª, núm 235/2024, de 11 de marzo, recurso: 6711/2021. Ponente: Excmo. Sr. D. Leopoldo Puente Segura.

Sinopsis completa en PDF

foto sinopsis El Tribunal Supremo absuelve de los delitos de extorsión y estafa al creador de Ausbanc y al resto de los implicados (STS, 11 de marzo de 2024)

Motivos de la absolución de los implicados en los delitos de extorsión y estafa: “[…] QUINTO. – El delito de extorsión. […] Razona el recurrente, en síntesis, que no concurren en la conducta descrita en el relato de hechos probados que se contiene en la sentencia impugnada, el conjunto de los elementos que resultan exigibles para la aplicación debida de dicho tipo penal. […] Al razonado parecer de esta parte, con relación a la capacidad de autodeterminación de la entidad financiera, hemos de tener en cuenta tres aspectos. El primero, que las reclamaciones que pudiese interponer o no Ausbanc ni eran infundadas ni eran en fraude de ley. El segundo, que la información, negativa o no, que Ausbanc pudiese difundir en sus medios de prensa respecto de una entidad financiera no era falsa. El tercero, que un medio de prensa nunca informará negativamente, o al menos lo hará de la forma más leve posible, respecto de un inversor suyo, tal y como marcan, nos dice, la lógica y la máxima de experiencia. […] No puede dejar de señalarse, sin embargo, que los «males» que el acusado anunciaba en el curso de las negociaciones mantenidas con las entidades referidas constituían, prima facie, conductas que no pueden ser calificadas como ilícitas o contrarias a Derecho. […] Por otro lado, no solamente es lícita, sino que también resulta frecuente en este ámbito, la existencia de negociaciones extrajudiciales entre las partes al efecto de procurar un acuerdo que ponga fin al procedimiento, apareciendo incluso la transacción judicial expresamente regulada […] Sin embargo, no se advierte en el relato de hechos probados la existencia de ese contumaz «acoso judicial» frente a ninguna de las entidades referidas. […] [E]s claro que solo desde una extrema y conmovedora ingenuidad podría sostenerse que la línea editorial de un medio informativo resulta impermeable a los vínculos comerciales que pueda mantener con la persona afectada por la noticia. […] Lo relevante aquí, nos vemos obligados a recordar, es si las presiones que indudablemente ejercía Miguel Ángel , –auxiliado en ocasiones por terceras personas–, en el curso de las negociaciones que mantenía con las entidades ya tantas veces referidas a fin de que éstas procedieran a concertar convenios de colaboración con Ausbanc, alcanzaban, en una interpretación contenida y respetuosa con el principio de legalidad penal, la naturaleza intimidatoria que exige, en paridad con el uso de la violencia, el delito de extorsión. A nuestro juicio, la respuesta debe ser negativa. […] Recapitulando: entiende este Tribunal que las conductas descritas en el relato de los hechos probados […] no colman las exigencias típicas del delito de extorsión, al no identificarse entre las presiones que en aquellos se describen orientadas a perfeccionar la celebración de ciertos contratos, la naturaleza intimidatoria que el artículo 243 del Código Penal exige. […] El motivo se estima. […] SEXTO. – Delito de estafa. […] Verdaderamente, no hemos sido capaces de entender del todo en este punto la sentencia impugnada. Se retocaron, se dice, las fotografías del evento para hacer aparecer como patrocinador a La Caixa, aunque efectivamente esta entidad había rechazado adelantar dinero alguno para la financiación de las jornadas. Esto se hizo, –así lo justifica, tal y como en la propia sentencia impugnada viene a proclamarse, la documentación intercambiada entre los Sres. Miguel Ángel y Anton –, actuando este último como representante de la Caixa, con facultades para autorizar pagos […] Todo ello, evidentemente, con conocimiento y aprobación del Sr. Anton, representante de Caixabank y facultado para autorizar el pago. ¿A quién engañó entonces el Sr. Miguel Ángel? No al Sr. Anton. Cierto, naturalmente, que la factura no fue atendida con el patrimonio personal de éste, sino con el de la empresa que representaba y cuyos pagos estaba facultado para autorizar. No es posible que el Sr. Anton fuera aquí un instrumento del que, como autor mediato, hubiera podido servirse el Sr. Miguel Ángel. […] No acertamos a identificar el engaño bastante que habría prestado causa al desplazamiento patrimonial. […] El motivo de impugnación se estima […]”. [Énfasis añadido]

print button gray El Tribunal Supremo absuelve de los delitos de extorsión y estafa al creador de Ausbanc y al resto de los implicados (STS, 11 de marzo de 2024)

Deja un comentario