El pasado 16 y 18 de marzo tuvo lugar la retransmisión del IX Foro Anual de Banca Privada organizado por la Revista Inversión. El evento abordó temas de gran interés en la actualidad como los retos legales a los que se enfrenta la banca privada, la transformación que está experimentando el sector, las estrategias ESG y la inversión en Bitcoin. Estos temas, tras una breve exposición del marco legal, fueron objeto debate en dos grandes bloques: ‘Banqueros privados vs. Bitcoin y ESG’ y ‘Temores, esperanzas y estrategias de las grandes gestoras’. 

FZ en Foro Anual Banca Privada ESG, Bitcoin y otros retos a debate en el IX Foro Anual de Banca Privada
Fotografía de Álvaro Benítez.

Fernando Zunzunegui, abogado y profesor, abrió el evento analizando los cambios normativos que se están produciendo en la banca privada. En su opinión, la experiencia de la pandemia ha flexibilizado la supervisión financiera, contribuyendo a un arreglo rápido MiFID II con un paquete de normas denominado “Quick Fix”. Es una cura de adelgazamiento de MiFID II, reconociendo en el preámbulo de la nueva directiva que “no ha logrado plenamente su objetivo de adoptar medidas que tengan suficientemente en cuenta las particularidades de cada categoría de inversores” con unos requisitos “que en ocasiones han obstaculizado la ejecución fluida de las decisiones de inversión”, de tal modo que procede la modificación de estos requisitos “para facilitar la prestación de servicios de inversión y el desarrollo de las actividades de inversión”.

En su discurso de apertura, Fernando Zunzunegui destacó el papel esencial de la banca privada para reorientar las inversiones hacia las finanzas sostenibles. Los asesores y gestores deben integrar los factores de sostenibilidad bajo la normativa MiFID II, a la espera de lo que disponga un Reglamento Delegado todavía en tramitación. Una de las novedades a resaltar en la necesidad de considerar las preferencias de los clientes sobre los factores ESG al evaluar la idoneidad de la prestación de servicios de asesoramiento financiero o gestión de carteras. Tras la situación derivada de la pandemia, la banca privada debe afrontar el reto de la digitalización y del cumplimiento de los requisitos ESG con un marco normativo incompleto con múltiples zonas grises que generan incertidumbre. Ante esta situación, comentó Zunzunegui, la CNMV se compromete a aplicar este marco con la necesaria proporcionalidad y flexibilidad, lo cual es de agradecer. Por lo demás, destacó que el ámbito de Sandbox crea una nueva relación entre la industria y los supervisores con un formato más colaborativo, lo que fomenta un efectivo cumplimiento normativo. En suma, hay un cambio de tendencia hacia la simplificación normativa, cuyo mayor exponente es la reforma “Quick Fix”. “La regulación no debe entorpecer el negocio sino facilitarlo.”

Seguidamente, se dio paso a una interesante mesa de debate sobre la transformación de la banca privada por parte de lo protagonistas del sector moderados por Alejandro Ramírez. Para Juan Llamas, Director Comercial de Caixa Bank Banca Privada, hay que hacer una planificación eficiente en banca privada, aunque estemos en un escenario de cambios constantes. El fondo de inversión sigue siendo el producto por excelencia en España, ya que somos el único país del mundo donde uno puede traspasar un fondo sin tributar por él. Además, la variedad de productos y estilos de gestión a la que podemos acceder cualquier inversor es enorme. Ahora más que nunca, incide Llamas, se requiere de un buen asesoramiento, volviendo a la efectiva planificación financiera que evita invertir con desconocimiento. En esta línea, Adela Martín, Directora de Santander Banca Privada, considera que ahora lo más importante es el “asset allocation” (asignación de activos). No estamos en un mal momento para buscar alternativas de nuestros clientes. En cuanto a las posibilidades de elección, según Martín “tenemos dentro del abanico de productos suficientes alternativas para poder asesorar de manera robusta a nuestros clientes, no solo en cuanto a fondos sino también a productos estructurados”. A su vez, para Juan Llamas,  la llegada de la pandemia y la posibilidad de cambiar el funcionamiento de la Banca Privada no ha alterada su esencia en absoluto, aunque sí se han modificado por ejemplo los canales de comunicación con los clientes, pudiendo optar por un trato en remoto debido a las dificultades actuales. “El papel de la banca privada en esta crisis ha sido crucial. El poder convencer a los clientes de que el mundo no se acababa ha sido clave para solventar la situación”. Según Jorge Gordo, cada vez se recibe más dinero para proceder a su gestión, pero evidentemente será el cliente quien deberá elegir quien será su mejor gestor.

En el ámbito fiscal, Pedro Dañobeitia, Director de Sabadell Banca Privada, resaltó que en España se sigue generando demasiada incertidumbre para la inversión. El inversor extranjero busca países donde lo tenga fácil y obtenga una mayor visibilidad; a nivel de producto, la oferta actual en España es potente y amplia. “En un mundo donde hay libre circulación de capitales, debes tener en cuenta lo que está ocurriendo en otros países para que el dinero no se vaya hacia esos territorios.” En un vivo debate, surgió la cuestión de hacia donde se están orientando las inversiones y el papel que juega el capital privado. Adela Martín cree que lo que hemos aprendido todos con la pandemia del Covid-19, al igual que sucede con cada crisis, es que cuando el dinero de los clientes está en manos de profesionales, las rentabilidades y resultados son mejores, y esto viene dado porque detrás hay una estrategia a seguir. En este momento hay que ir más allá de las inversiones tradicionales. En España queda mucho camino por recorrer en cuanto a la gestión alternativa, aunque empezamos a avanzar en ello.

En cuanto a la posibilidad de recomendar a un cliente la inversión en Bitcoin, Jorge Gordo, Director de BBVA Banca Privada, consideró que “actualmente no está regulado y contiene una alta volatilidad”. Por su parte, Pedro Dañobeitia expuso que están observando el borrador de reglamento europeo MiCA y valorando cómo actuar en consecuencia, ya que todo apunta a que lo acabaremos teniendo en nuestras carteras en un futuro.

A continuación, se dio paso a la segunda mesa de debate, esta vez analizando las estrategias de las gestoras internacionales para este año 2021 bajo la moderación de Ismael García Villarejo. En esta mesa, Carla Bergareche, Directora General de Schroders en España, comentó que, en términos generales, se viene apreciando un gran soporte para la renta variable. Se han incrementado las perspectivas de crecimiento a nivel global, aunque es cierto que en Europa se han estancado debido a que lo confinamientos que se están extendiendo más en el tiempo. “Los bancos centrales efectivamente han sido indispensables para mantener el normal funcionamiento del sector. Además, todas las nuevas políticas fiscales que se están aprobando representan un gran apoyo para los mercados”.

En cuanto a la renta fija, Nabil El-Asmar, Director Ejecutivo y Jefe Territorial de Iberia Vontobel, piensa que debe seguir presente en las carteras ya que “tenemos los tipos de interés en cero, los diferenciales de crédito por la parte privada muy comprimidos y empezamos a ver, sobre todo en EE. UU., cómo se empiezan a suceder subidas en la curva del gráfico”.

Para Sebastián Velasco, Director General de Fidelity, actualmente no da la descorrelación que se ofrecía en el pasado, generando mayor complejidad a la hora de integrarla en las carteras. En términos generales se posicionó a favor de la contención: “Es cierto que podemos ver la luz al final del túnel, pero hablamos realmente de saber cuándo se pondrá fin a la situación actual. Debemos ser cautos a la hora de tender al optimismo este año debido a esa dependencia”. En cuanto a este escenario de precaución, Marta Marín, Consejera Delegada de Amundi Iberia SGIIC, añadió que efectivamente se cuenta con una próxima recuperación económica, pero no se sabe cuándo llegará ni cuál será la magnitud de la misma; se debe tener flexibilidad a la hora de gestionar, y por ello los fondos mixtos posiblemente recuperen el protagonismo este 2021. “Estos fondos, en un entorno de tipos bajos, de renta variable elevada y un crédito que parece estar agotándose, nos permiten tener una gestión activa e ir ajustando nuestro asset allocation a los distintos momentos del mercado”.

Como clausura del evento, Ignasi Viladesau, Director de inversiones de MyInvestor, analizó el factor de la digitalización y la posibilidad de que se convierta en pieza fundamental en la estrategia del sector. Comentó que la digitalización en la banca privada no puede abarcar por completo su funcionamiento, debiendo ser realmente una herramienta que mejore la calidad de las interacciones. La digitalización puede ser un apoyo que acorte los tiempos enormemente, como ya se ha demostrado por ejemplo en procesos con firma electrónica. En este sentido, Viladesau subrayó que no podemos creer que desaparecerá el trato con el cliente debido a la presencia de la digitalización, ya que su llegada al sector se centrará en aportar valor añadido en toda la duración del proceso.

print button gray ESG, Bitcoin y otros retos a debate en el IX Foro Anual de Banca Privada

Deja un comentario