Fernando Zunzunegui
barjun13 La ética ocupa el centro de las finanzasEl nombramiento de José Manuel Durão Barroso como presidente no ejecutivo de Goldman Sachs a los pocos meses de dejar de ser presidente de la Comisión Europea causa recelos. Pone en cuestión la aplicación de la integridad que deben mantener los comisarios europeos al terminar su mandato (vid. art. 245 TUE). Barroso puede haber incumplido sus deberes de honestidad y discreción al aceptar el cargo de Goldman Sachs y mantenerlo reservado. La actuación de Barroso asesorando al Reino Unido en su decisión de abandonar a Unión Europea puede estar comprometiendo su integridad. Que no se infrinja la Ley no quiere decir que el comportamiento sea ético. En este sentido, la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O’Reilly, considera que la conducta de Barrosos puede afectar a la confianza de los ciudadanos en las instituciones de la Unión Europea. Por este motivo se ha dirigido a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, para que adopte medidas que restauren la confianza.

Esta misiva ha hecho rectificar a Juncker quien en un primer momento había declarado que la conducta de Barroso cumplía el Código Ético. Tras reconocer que las exigencias de integridad no tienen plazo acuerda requerir a Barroso para que clarifique su contratación y el alcance de sus responsabilidades en Goldman Sachs. Sin esperar a la valoración del comité ético establecido al efecto, le quita el tratamiento de ex-presidente y sus privilegios para que sea tratado como un lobista más de los que operan en Bruselas.

El mensaje O’Reilly recibido por Juncker es claro. La integridad exige cumplir el espíritu de la ley. No basta con aparentar su cumplimiento. Es fácil rodear la legalidad, sobre todo cuando se dispone de una legión de asesores. Lo que es más difícil es cambiar el día por la noche. Pasar de presidir la Comisión Europea a presidir Goldman Sachs es al menos llamativo. Desde la perspectiva de los intereses generales, requiere verificar si es ético. En caso de falta de integridad el Tratado sanciona al infractor con la pérdida de la pensión. La ética no es un cosmético. Es parte de la regulación.

Así lo han entendido la mayoría de los diputados del Parlamento Europeo que han presentado una declaración solicitando a Barroso que renuncie a su cargo en Goldman Sachs, pues de no hacerlo, “el Tribunal de Justicia de la Unión Europea deberá decidir si sus actividades suponen un incumplimiento de sus deberes de honestidad y discreción, más allá de lo dispuesto en el Código de Conducta y, si procede, determinar cómo ello afectará a sus derechos de pensión u otros beneficios equivalentes”. Por lo demás, piden que la Comisión siga especialmente de cerca las actividades desempeñadas por Barroso en nombre de Goldman Sachs que impliquen relaciones con las instituciones europeas.

3 COMMENTS

  1. Carlos, gracias por tu comentario. Hay que ser más optimista. La actuación de la Defensora del Pueblo Europeo y la reacción de Juncker imponen unas nuevas reglas del juego. Más éticas.

    • Mi socio es alemán y contamos en el despacho con varios miles de clientes de dicha nacionalidad. Apenas pueden dar crédito a lo que hace la banca española.
      Entiendo que en otros escenarios se tienda al optimismo pero es que la cultura y el rigor del Supervisor es otro.
      Por mi parte entraré en ese estado de gracia el día en que la experiencia diaria que me transmiten quienes se relacionan con la banca me lo permita. Hasta entonces no puedo entregarme a lo que considero fantasía.
      Como dirán algunos las reglas…para saltárselas.
      Gracias y ¡un saludo!

LEAVE A REPLY