nanda kumar on the power of fintech disruption 810x4051 300x249 300x249 El 70% de los Millennial demanda nuevas formas de relacionarse con la bancaEn plena era de la “pantallización”, pisar la sucursal de un banco se ha convertido en una imagen extraña para la generación digital, más acostumbrada al móvil que al cajero automático. La apodada generación Millennial, consciente de que necesitará a la banca, cada día ve menos claro lo de pisar una oficina para operar. La avalancha digital ha propiciado que cualquier pantalla sea además una entrada propicia para las entidades. Extractos y demás papeles son cosa del pasado para una generación que considera en un 70% que los accesos al dinero y a las formas de pago “tendrán que sufrir un cambio radical en los próximos años”. Así lo recoge un informe conjunto presentado por la consultora internacional Axis Corporate y la organización sin ánimo de lucro EFMA, formada por más de 3.300 compañías de servicios financieros de más de 130 países, que ven en la experiencia cliente uno de los pilares de negocio clave del nuevo ecosistema.

La banca tradicional se ha visto salpicada desde 2007 por una grave crisis, a la que se sumó una crisis de identidad propiciada por los grandes escándalos en la comercialización de productos financiero. Pero no sólo ello ha contribuido a su pérdida de protagonismo, el boom de las empresas tecnológicas que ofrecen servicios financieros ha ocasionado que en el terreno de juego cada vez haya más actores. Y estos llegan con fuerza disruptiva, poniendo en juego tanto la supervivencia como el posicionamiento de las entidades. “Después de varios años de incertidumbre y experimentación, vemos como el cliente nos lanzaba un mensaje muy esclarecedor: la sociedad necesita banca pero no necesariamente a los bancos”, explica Juan Rufat, Socio de Banca de Axis Corporate, en el citado estudio FinTech & Banking. Collaboration for disruption. Nuevas formas de interacción entre clientes y entidades, nuevos enfoques sobre los productos, nuevas formas de trabajar y una actitud innovadora y disruptiva en ámbitos estratégicos y críticos de la banca como la experiencia de cliente, la transformación digital o la adopción de nuevos modelos de negocio son algunas de las claves que explican el éxito de estas empresas, que en gran número son start-up.

Reino Unido y Singapur quieren ser el ‘hub’ FinTech

Tan solo el año pasado, el desarrollo de nueva tecnología para el sector financiero supuso una cifra de 14.000 millones de dólares, según los datos ofrecidos por el informe. El modelo británico sigue siendo el envidiado en muchos aspectos por países como España, donde los que lideran las principales firmas españolas FinTech piden emularlo, sobre todo en el ámbito regulatorio. Recientemente escuchamos al Director de Estrategia de la Autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido (FCA), Christopher Woolard,  decir que Reino Unido quiere erigirse en un “catalizador para nuevos actores” promoviendo un entorno positivo para el impulso de nuevas firmas.

En este país, iniciativas como el Proyecto de Innovación atrajo en su primer año de vida a 177 firmas, cifra que se incrementó en 300 firmas más en tan sólo 8 meses, atendiendo a datos de la FCA. Según datos del estudio citado, el Gobierno Británico está centrando sus esfuerzos en convertir a Reino Unido en el mayor hub de la industria FinTech, sumando 100.000 empleados más a un sector que ya cuenta con 135.000 trabajadores. No obstante, países como Singapur también buscan su singularidad invirtiendo 225 millones de dólares en los próximos cinco años. En el ranking también se encuentran Syllicon Valley, Nueva York, Fráncfort o Hong Kong como grandes ciudades que aspiran a convertirse en ciudades referencia de este sector.

¿Colaboración o competencia?

Esta es el dilema que persiste en la banca. Mientras unas entidades apuestan por sus propios laboratorios de innovación (Tech Lab) o la adquisición de firmas FinTech, algunas deciden abrirse al trabajo conjunto para lograr objetivos comunes. Su juventud, su falta de experiencia y sus cuentas de resultados generan desconfianza en sus potenciales socios, siendo estos los principales escoyos a la hora de apostar por la colaboración. Sin embargo, la generación Millennial puede ser uno de los target que inviten a contar con las FinTech como socio necesario para “ser más atractivos para esos clientes que se han quedado descolgados. La banca se juega su futuro cliente en un contexto de bajos tipos de interés, en el que es necesario arañar rentabilidad e cualquier línea de la cuenta de resultados”. La cuestión es saber si las FinTech ocuparán una posición interna en los bancos o podrán hacerlo desde fuera.

Referencias

Informe completo: FinTech & Banking. Collaboration for disruption

RDMF. El sector fintech tiende la mano a la banca y pide una regulación inspirada en UK

RDMF. La FCA se vuelca con la regulación FinTech: “Queremos ser un catalizador para nuevos actores”

LEAVE A REPLY