cajero 300x183 La CNMC alerta del riesgo de la “guerra de cajeros” para la pequeña banca: puede quedar “descolgada”La llamada “guerra de los cajeros” ya tiene su primera víctima: la pequeña banca. El supervisor de la competencia, la CNMC, ha publicado un informe este martes alertando del riesgo de que la pequeña banca quede “descolgada” por el nuevo sistema de comisiones en los cajeros “al no poder acceder en términos razonables a acuerdos de compartición de redes”.  El supervisor indica que los grandes beneficiados del sistema actual –todavía son conclusiones preliminares- son las grandes entidades que copan cerca el 45% del parque de cajeros en España: Caixabank, Santander y BBVA. En el otro lado de la balanza se encontrarían las entidades pequeñas o con una red reducida de cajeros, para las que el cambio propiciado por la reforma “podría ser desventajoso, al no poder ofrecer el servicio en las mismas condiciones”. No obstante, la CNMC matiza que “no hay constancia” de que esta situación se haya producido por el momento.

El nuevo modelo, implantado tras la aprobación del Real Decreto-ley 11/2015, acabó con el anterior, basado en un sistema multilateral en el que las entidades acordaban compartir su red de cajeros a cambio del pago de una tasa (0,65€ de media) previamente pactada entre ellas. En el actual sistema cada entidad o grupo de entidades cobra al resto el uso de los cajeros de su propiedad, a falta de acuerdo, la comisión que unilateralmente decide. Según la nueva normativa, el banco propietario del cajero usado por un no cliente cobrará una comisión a la entidad emisora de la tarjeta, y ésta podrá repercutírla o no a al usuario. Sin embargo, el decreto no limita la cantidad que el cliente puede llegar a pagar por ese servicio. En el caso de cajeros pertenecientes a la misma red, las comisiones son ahora superiores a la antigua comisión mínima en todos los casos, excepto para Bankia y EVO, especifica el informe.

Quien tomó la iniciativa de establecer comisiones de forma unilateral fue el que más cajeros posee: Caixabank. La entidad cuenta con un total de 9.599 cajeros, la mayor red del país, que suponen el 20% del total de los cajeros españoles. En marzo de 2015, Caixabank rompió con el esquema multilateral y anunció el cobro de una comisión de 2 euros a los clientes ajenos que usaran los cajeros de su red. Ello obligó al resto de las entidades a replantearse el servicio de retirada de efectivo. De esta forma, BBVA cobra una comisión de  1,87€ y Santander una de 1,85€, habiéndose multiplicado la anterior tasa por tres.

Aunque el informe puede dar lugar a diversas interpretaciones, por la falta de datos que acusa la CNMC debido al corto periodo transcurrido, el organismo supervisor es claro en cuanto a que asegura que el cambio propicia “un repliegue de los usuarios hacia las entidades con mayor red” a la vez que “desincentiva la contratación con las entidades más pequeñas o las que carecen de red o de acuerdos de red ventajosos”. La eliminación de las tasas interbancarias multilaterales ha supuesto, a juicio del supervisor, que las grandes entidades puedan “desfavorecer a las entidades competidoras, aplicando elevadas comisiones a los clientes de las mismas”. Y apunta directamente a entidades como ING: “Para las entidades de pequeño o mediano tamaño o con una red reducida de cajeros (como es el caso de ING, por ejemplo) el cambio propiciado por la reforma podría ser desventajoso”.

De las conclusiones extraídas del informe de la CNMC se puede considerar que el nuevo sistema atenta contra el principio de competencia, al elevar las barreras de entrada y dificultar la permanencia de los bancos de menor tamaño. “Las entidades más recientemente incorporada al mercado, aun cuando quisieran desplegar una red propia, no podrían hacerlo hasta pasado un prolongado periodo de tiempo, dadas las dificultades prácticas y económicas que dicho despliegue implica”, explica el informe, y añade que “frente a la situación anterior en que bastaba adherirse a un sistema y pagar una tasa acordada (que aparentemente retribuía suficientemente a la red) para poder disfrutar de una extensa red, en la situación actual la dimensión reducida o carencia de dicha red dificultaría la entrada y/o expansión de nuevos operadores en el mercado”.

La CNMC se alinea con el Defensor del Pueblo: falta de transparencia

La primera voz de alarma la dio el Defensor del Pueblo en febrero de 2016. En un escrito instó al Ministerio de Economía y competitividad a fijar un límite máximo de comisión en los cajeros automáticos a la vez que pidió a los bancos que proporcionasen “información clara y precisa de las comisiones que permita a los clientes decidir qué cajero utilizar”. La institución denunció que los clientes no son conocedores de la comisión que tienen que pagar por utilizar un cajero ajeno, porque si bien la tarifa aparece en la pantalla antes de ser cobrada y el cliente puede negarse a pagarla, “esto no soluciona las dudas previas para escoger uno u otro cajero”.

Ahora ha sido la CNMC quien se ha pronunciado sobre la obligación de información que afectan a las entidades entre sí y a éstas con los usuarios. Ha llegado a la conclusión de que “existen aspectos que estarían reduciendo la transparencia del sistema”, y recomienda a las entidades titulares de cajeros que en caso de establecer de forma unilateral las comisiones, las comuniquen a los emisores con antelación a su entrada en vigor, con el fin de que éstas “puedan informar a sus clientes”.

En la actualidad hay en España 46.152 cajeros, es decir, 1 por cada mil habitantes. La mayoría, cerca del 45%, están concentrados en 3 entidades: Caixabank, BBVA y Santander. La concentración alcanza al 70% si tenemos en cuenta las seis principales entidades. España cerró el pasado año en quinto lugar en el ranking de países europeos por número de cajeros por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. Es el tercer país por número de cajeros por habitante, solo por detrás de Portugal y Reino Unido. La retirada de efectivo representa en la actualidad el 74% del total de operaciones en cajeros, explica el informe. Hace tan solo un mes se conoció que por primera vez en la historia de España, las operaciones con dinero de plástico superaban al efectivo. Ello ha planteado que cobre fuerza la idea de que este “sorpasso” fuera la primera consecuencia de la “guerra de los cajeros”. Lo que está claro es que los clientes huyen de las comisiones.

En opinión de Fernando Zunzunegui, profesor de Derecho del mercado financiero: “El informe de la CNMC refleja que la reforma crea un sistema anticompetitivo contrario a los intereses de los usuarios. De fijar un precio equitativo por acceder a la red atendiendo al coste del servicio hemos pasado a dar poder de mercado a los propietarios de las redes de cajeros.”

Referencias

Informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre las comisiones por la retirada de efectivo en los cajeros automático

RD 11/2015 para regular las comisiones por la retirada de efectivo en los cajeros automáticos

El Defensor del Pueblo pide fijar un máximo de comisión en los cajeros

Nota de prensa del Defensor del Pueblo

“Sorpasso” del plástico sobre el efectivo

Deja un comentario