Un «banco malo» puede perjudicar seriamente la salud

Extracto (Publicado en ABC por Rafael Ibarra)

ABCbancomaloLas personas afectadas por un fraude bancario, como las preferentes, tiene un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y metabólicas, depresión y crisis de ansiedad, un deterioro de la calidad del  sueño y un empeoramiento de la calidad de vida. Casi un 85% de las personas afectadas por las preferentes tienen una salud regular o mala. Son algunos de los primeros resultados del estudio científico «Finanzas y Salud» que trata de desvelar los efectos nocivos que los fraudes bancarios han provocado en la salud física y mental de la población afectada por participaciones preferentes e hipotecas multidivisa entre los años 2008 y 2013 en España.

El informe, detalla a ABC su autora, María Victoria Zunzunegui, de la Universidad de Montreal (Canadá), refleja que la salud mental los afectados por preferentes es regular o mala en el 85% de los casos, frente a un 20% en la Encuesta Nacional de Salud, y la de los afectados por hipotecas multidivisa también lo es en el 95% de los casos, mientras que en la Encuesta Nacional de Salud sólo se refleja en un poco más del 10% en personas de edad comparable (…).

Estigma y Vergüenza

Aunque de muestra reducida, el estudio cuenta con la participación de 116 afectados, aspira a una muestra definitiva de 800. «La dificultad es acceder a una muestra amplia de afectados, que muchas veces no reconocen que han sido engañados. Las variables de culpabilidad o vergüenza juegan un papel importante. A través de quienes tienen los datos de las transacciones registradas, por razones justificadas de salud pública, podríamos tener información de las personas que han adquirido esos productos y han sido objeto de fraude», comenta Zunzunegui (…).

“Estresor crónico”

Los investigadores creen que el fraude bancario es un «estresor crónico» que es capaz de producir en el cuerpo humano los efectos sistémicos que se observan en individuos sometidos a este tipo de estrés: alteraciones metabólicas, vasculares, inflamatorias e inmunes. «Estas alteraciones –señala Zunzunegui- producirían aumentos en el riesgo cardiovascular, en el de diabetes y de depresión. Además la inflamación crónica lleva a un envejecimiento acelerado que sería observable en una mayor lentitud de la marcha y mayores pérdidas de fuerza muscular». Pero además el fraude bancario produce sentimientos de «culpa e ira» que contribuyen al estrés crónico de la perdida (…).

¿Soluciones?

«La mejor prevención consistiría en educar a los banqueros para que abandonen la conducta deshonesta que han seguido hasta ahora. Un reciente estudio llevado a cabo en Suiza y publicado en «Nature» demuestra que los «banqueros pueden comportarse de forma honrada» cuando se les observa en condiciones de control pero cuando se les recuerda que son banqueros, «tienden a adquirir quieren comportamientos deshonestos».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>