151062 944 631 300x201 Informe Anual de Supervisión del BCEEl balance de la actividad del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) en 2015, los riesgos a los que se han tenido que enfrentar los supervisores y los nuevos objetivos de cara a consolidar la unión bancaria son los temas principales que contempla el Informe Anual sobre las actividades de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), publicado recientemente.

La presidenta del Consejo de Supervisión, Danièle Nouy, ha reconocido que no se ha alcanzado aún el objetivo de una supervisión bancaria “verdaderamente europea”, pero se muestra satisfecha con el trabajo realizado por el MUS, en cuanto se ha aplicado “un enfoque intrusivo a la supervisión bancaria e intensificado la cooperación y la comunicación con las instituciones europeas y otros supervisores”.

En el informe se enfatiza en los tres pilares sobre los que se construye la unión bancaria: el mecanismo único de supervisión, el mecanismo único de resolución y un sistema de garantía de depósitos uniforme. Es el tercer pilar al que apunta el presidente del BCE, Mario Draghi, quien sostiene que con el sistema de garantía de depósitos uniforme “se habrá edificado una estructura estable”.

El Consejo de Supervisión estableció cinco prioridades de supervisión en 2015, que han guiado su actuación durante el pasado año: modelos de negocio y determinantes de la rentabilidad; gobernanza y apetito por el riesgo; adecuación del capital; riesgo de crédito; y ciberriesgo e integridad de los datos. Destaca el informe que en cuanto al riesgo de crédito, en 2015 se estudió cómo mejorar las operaciones de financiación apalancada de las entidades supervisadas e identificar las buenas prácticas. Además, el Consejo de Supervisión creó un grupo de trabajo temporal encargado de implantar un enfoque de supervisión homogéneo para las entidades supervisadas con elevados niveles de préstamos dudosos.

El documento resalta que las entidades de crédito han mejorado la calidad y la cantidad de su capital, aunque reconoce que en el primer trimestre de 2016, el sector bancario europeo sufrió el deterioro del entorno financiero mundial. Por un lado, se afirma que “el sector bancario europeo está mucho mejor preparado que hace unos años para hacer frente a dificultades imprevistas”, mientras que por otro se alerta de que existe un grupo de bancos europeos que “muestran elevados niveles de morosidad”.

Pese a que en los últimos meses ha habido críticas a la estructura del sistema bancario desde el Parlamento Europeo, el informe sostiene que se han producido avances, entre los que destaca la actividad de la Directiva de Reestructuración y Resolución Bancaria (DRRB) y la Junta Única de Resolución (JUR), que ha permitido establecer un régimen de resolución que permite la quiebra ordenada de las entidades de crédito. “Este régimen garantiza que los costes de resolución ya no sean asumidos por los contribuyentes, sino por los accionistas y acreedores de las entidades”, expone.

También en 2015 se avanzó en la armonización de la supervisión bancaria europea, gracias a la aplicación de una metodología para el proceso de revisión y evaluación supervisora (PRES). Todas las entidades significativas de la zona euro fueron evaluadas por primera vez utilizando un baremo común. “El PRES armonizado será importante, sin duda, para aumentar la resistencia de las entidades de crédito”, reza el informe.

Prioridades de supervisión para 2016

Entre las prioridades fijadas para 2016 se menciona al Riesgo de modelo de negocio y rentabilidad; el riesgo de crédito; adecuación del capital; gobernanza de los riesgos y calidad de los datos; y liquidez. En el primer punto, referente al riesgo de modelo de negocio, los supervisores examinarán si la rentabilidad se consigue relajando criterios de concesión de crédito, aumentando la dependencia de la financiación a corto plazo o incrementando las exposiciones al riesgo.

Por otro lado, el riesgo de crédito sigue siendo prioridad. El informe reconoce “el deterioro de la calidad crediticia de los préstamos a empresas y a hogares y de los criterios de concesión, así como el nivel elevado de préstamos dudosos, son motivo de preocupación en algunos países de la zona euro”. El BCE también investigará la concentración excesiva de riesgos en el sector inmobiliario y realizará pruebas de resistencia supervisoras, como las llevadas a cabo en toda la UE por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Asimismo, una revisión temática evaluará el cumplimiento de los principios para una eficaz agregación de datos sobre riesgos y presentación de informes de riesgos, elaborados por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (BCBS).

 

Referencias

Informe Anual sobre las actividades de supervisión del BCE

LEAVE A REPLY