Vía Europa Press

%name AUC, Observatorio de RSC y Oikocredit Catalunya se adhieren al Decálogo para el Cambio de Cultura BancariaLa Asociación de Usuarios de Comunicación (AUC), el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa y Oikocredit Catalunya, la asociación catalana de apoyo a finanzas éticas Oikocredit, se han adherido esta semana al Decálogo para el Cambio de Cultura Bancaria impulsado por profesores universitarios, asociaciones de consumidores, juristas y economistas.

El Decálogo, que ya cuenta con más de 700 firmas en su campaña de change.org, propone iniciativas novedosas que ya están aplicándose en otros países como por ejemplo el juramento hipocrático, por el que los empleados de la banca tengan que prometer no dañar el interés del cliente, siendo su incumplimiento causa de despido.

Desde la Asociación de Usuarios de Comunicación (AUC), que dedica buena parte de su actividad a la detección de ilícitos en las comunicaciones comerciales, con fin de elevar el nivel de protección y la mejora de la información a consumidores y usuarios, han manifestado que “en los últimos tiempos, y en un contexto de crisis económica, hemos visto cómo aumentaba el sobreendeudamiento de personas y familias asociado a fenómenos como la colocación abusiva de productos dudosos por parte de determinadas entidades financieras, o el fenómeno de los créditos rápidos con elevados intereses”.

Por este motivo, consideran fundamental promover las buenas prácticas en este ámbito, y creen que “el decálogo puede ser un instrumento muy útil” para conseguirlo. “Sin duda, es necesario un cambio en la cultura bancaria, lo que no supone sólo evitar las prácticas ilícitas. Es necesario ir más allá, apostando por la transparencia, por la información clara y suficiente, por el respeto a los intereses de los clientes. Una cultura que dé sostenibilidad en la que se evalúen correctamente los riesgos y se flexibilicen las ofertas en función de las necesidades de consumidores y usuarios”, ha explicado el presidente de AUC, Alejandro Perales.

El Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, una organización sin ánimo de lucro que agrupa a varias organizaciones de la sociedad civil con el objetivo de trabajar en el impulso de la correcta aplicación de la responsabilidad social corporativa, también ha querido unirse.

“Consideramos que es necesario instar al sector financiero en su conjunto para que aborde un cambio que le permita convertirse en instrumento al servicio de la economía y del desarrollo sostenible, desde una actitud de responsabilidad social multidimensional que ponga fin al mandado especulativo que ha prevalecido y que tanto impacto ha tenido en la gestación y profundización de la crisis económica y de valores que atravesamos”, ha apuntado desde el Observatorio de RSC Arturo Espinosa.

Por otro lado, Oikocredit Catalunya también ha sumado sus fuerzas al Decálogo. Esta asociación catalana apoya a Oikocredit, la cooperativa internacional de finanzas éticas que canaliza los ahorros de personas y organizaciones comprometidas de países desarrollados hacia la financiación de proyectos empresariales con contenido social en países en vías de desarrollo.

“Creemos que el decálogo es una buena herramienta para empezar a activar el debate en el sector, e incluso ir más allá y empezar a promover la aplicación de unas buenas prácticas en todo el sector financiero (no puramente bancario) para garantizar la protección de los derechos de las personas usuarias, y a la vez contribuir que se incorporen valores más sociales y una mayor transparencia, en tanto son vías necesarias para una economía más justa y social”, ha declarado el coordinador de Oikocredit en Cataluña, David Díaz de Quijano.

El proyecto de Decálogo para el Cambio de la Cultura Bancaria forma parte de un proyecto más amplio que incluirá, entre otras iniciativas, la celebración de unas jornadas próximas donde consumidores, expertos, organismos públicos y representantes de las entidades financieras reflexionarán sobre este objetivo primordial para los consumidores.

LEAVE A REPLY