Extracto vía ABC, por Teresa Sánchez

imagen abc 300x200 La necesaria revolución de la banca a favor de sus clientesHipotecas multidivisas, preferentes, “swaps”… La larga lista de productos de riesgo que han comercializado algunas entidades bancarias antes y durante la crisis económica en España ha minado su reputación entre los clientes. La pérdida de credibilidad es tan notoria que la confianza bancaria en España se situó en 2014 en el nivel más bajo del mundo (16%), solo por encima de Irlanda (15%), según se desprende de un informe de la Junta Europea de Riesgo Sistémico.

Preocupados por la reputación de la banca y, sobre todo, por la protección de los consumidores, asociaciones y profesores universitarios han impulsado un decálogo para el cambio de la cultura bancaria y una campaña de recogida de firmas en change.org para pedir que este sector coloque el interés del cliente por encima de otras prioridades (…).

El profesor de Derecho del Mercado Financiero y promotor de esta iniciativa, Fernando Zunzunegui, asegura que después de la crisis económica “la banca sigue actuando del mismo modo” y solo se ha preocupado en dejar atrás las dudas en términos de solvencia. Sin embargo, Zunzunegui advierte de que la falta de credibilidad es un asunto que las entidades “deberían tomarse muy en serio”, ya que supone “el mayor riesgo para un negocio que así no es sostenible”.

Como ejemplo de que las cosas no han cambiado del todo, explica que se está convenciendo a los clientes para traspasar el dinero de depósitos a fondos de inversión sin explicarles que esto conlleva un riesgo. A la pregunta de si la crisis nos ha hecho tener más cultura financiera, la respuesta es un rotundo no: “Los consumidores españoles siguen siendo absolutamente ignorantes en finanzas”. Sí distingue entre ellos a quienes sufrieron los fraudes en primera persona: “Se han ido informando a través de internet y se han vuelto muy desconfiados”, dice.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), Patricia Suárez, cree muy negativo para las entidades que los clientes entren en el banco pensando que les van a engañar. “Los ciudadanos siguen sin poder estar tranquilos y no deben contratar nada de forma compulsiva”, advierte Suárez (…).

Desde la Asociación Española de la Banca (AEB), reconocen que “recuperar la confianza de los clientes es uno de los principales retos (…). Finalmente, en la patronal bancaria coinciden con los promotores del decálogo: “Si el cliente y la sociedad progresan, el banco también lo hace, pues su función no es otra que la de contribuir al progreso de las personas y las empresas (…).

Educación financiera

El décimo punto del decálogo para promover un cambio en la forma de actuar de los bancos propone profundizar en la educación financiera. Los promotores de esta campaña consideran que esta asignatura se debe impartir en los centros educativos al margen de la industria bancaria. “Los mismos que por la mañana han estado colocando productos en las entidades son quienes imparten la educación financiera por las tardes en los colegios. Estos conocimientos deben transmitirlos los propios docentes”, asegura Fernando Zunzunegui.

Deja un comentario