Vía El Español por Javier G. Jorrín

regulacion ediima20141006 0295 5 300x199 La banca vuelve a hacer lobby tras la crisis para frenar la creciente regulaciónTras de miles de millones de euros de ayudas públicas, demandas judiciales, quiebras y acusaciones de todas las clases sociales, la banca agachó la cabeza y se pasó seis años aceptando las críticas y afirmando que había aprendido la lección. Era el momento de asumir los errores y tratar de enmendar el deterioro de su imagen. También los reguladores aseguraron que no se volvería a repetir un caso así de mal control de los riesgos financieros y comenzaron a endurecer la regulación y la supervisión sobre la banca.

La banca aceptó los nuevos requisitos que aprobaban las distintas autoridades casi sin quejas, hasta este año. En 2015, ya a las puertas de la salida de la crisis, las entidades financieras están volviendo a organizarse para presionar ante la creciente regulación que tienen que soportar (…).

“La banca pide más permisibilidad”, apunta Fernando Zunzunegui, abogado y profesor de Derecho del Mercado Financiero de la Universidad Carlos III, “ya han dicho a la Autoridad Bancaria Europea (EBA) que hay una sobrecarga de regulación” (…).

En sus reuniones con las distintas autoridades, los bancos se quejan de que las exigencias aprobadas están ahogando su rentabilidad, de hecho, los propios supervisores están preocupados por los bajos niveles de retorno sobre el capital que están consiguiendo las entidades. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) ha pasado de situarse por encima del 10% antes de la crisis a caer hasta la zona del 7-8% en muchas ocasiones.

Los responsables del Banco de España y del Banco Central Europeo ya han mostrado su incomodidad con que la banca tenga una rentabilidad tan baja, ya que puede poner en peligro la solvencia de algunas entidades (…).

Una de las batallas actuales del sector financiero europeo pasa por reducir las exigencias de capital exigidas por la nueva regulación a medida que se van dando los pasos para completar la unión bancaria. Las entidades indican que, si se va a crear un Fondo Único de Resolución dotado con 55.000 millones de euros aportados por los bancos de forma progresiva hasta 2024 (en principio), entonces se podrán reducir las exigencias de capital para aliviar los costes que tiene que soportar la banca.

Mientras tanto, el Banco Central Europeo prepara un nuevo test de estrés para los bancos en 2016 con el objetivo de comprobar que todas las exigencias aprobadas sirven para hacer más resistentes a las compañías ante escenarios tensionados. La lección parece aprendida. “Las entidades han dicho que hay sobrecarga de regulación, pero la realidad es que hay bancos que todavía no han recuperado su solvencia y que podrían necesitar complementos de sus recursos propios”, apunta Zunzunegui. El Fondo Único de Resolución tiene la función de actuar en última instancia para evitar que los contribuyentes tengan que pagar más rescates, pero se emplea para situaciones de emergencia, no para la actividad ordinaria de las entidades. “Las dos medidas son paralelas y necesarias”, indica Zunzunegui (…).

LEAVE A REPLY