Vía El País por Pau A. Monserrat [extracto]

mortgage whiteboard 300x238 ¿Tu hipoteca es “responsable”?— La responsabilidad hipotecaria es de 196.300 euros: 130.000 euros para la devolución del préstamo principal, 18.200 euros para costas y gastos, 4.875 para intereses ordinarios, 41.925 para intereses moratorios y 1.300 euros para prestaciones accesorias.

— Señor notario, si yo he pedido una hipoteca de 130.000 euros, no de tanto dinero.

Esta conversación se suele dar cuando el notario explica —o intenta explicar— al cliente el concepto de responsabilidad hipotecaria: una deuda que asume la finca hipotecada en caso de impago. Pero este término también se usa para referirse al modo en el que se conceden y piden hipotecas, que debe de tener la diligencia y prudencia que un negocio de tal magnitud implica para una familia, de forma individual, y para la economía de forma agregada.

Una entidad que concede un préstamo o crédito hipotecario de forma responsable analiza el cliente que pide el dinero, el importe que le concede y las garantías que aporta. El banco ha de pedir las garantías de recobro razonablemente necesarias para no comprometer su propia integridad financiera —y la del bolsillo del contribuyente cuando acaban necesitando rescates—. (…)

Por prudencia, la capacidad de endeudamiento —ratio que representa la cuota hipotecaria respecto a los ingresos netos de los hipotecados— no debería superar el 30%, pero es frecuente que se llegue a un 40%. Lo esencial, si el tipo de interés es variable, es que se calcule la cuota con un Euribor alto, cercano al 5% idealmente.

La capacidad de ahorro de la familia es vital para conceder una hipoteca; por ello se pretende limitar al 80% de tasación la financiación máxima que conceden los bancos. Para Fernando Zunzunegui, jurista y experto independiente de iAhorro.com, los bancos que conceden hipotecas sin cumplir con los límites de la Ley 2/1981 “deberían requerir garantías adicionales avisando al cliente del riesgo en el que incurre [al contratar una hipoteca forzando el sistema de protección del hipotecado en particular cuando está en juego la vivienda habitual ].” Que los solicitantes tengan otras propiedades o activos, como fondos de inversión o planes de pensiones, es un punto favorable a la hora de conceder una hipoteca responsable. (…)

LEAVE A REPLY