STS, Sala de lo Civil, Madrid, núm. 110/2015, del 26 de febrero de 2015, recurso: 1548/2011, Ponente: Excmo. Sr. D. Francisco Marín Castán, Presidente: Excmo. Sr. D. Francisco Marín Castán.

Sinopsis completa en PDF.

not13 Lo relevante es haberse cerciorado de que el cliente era capaz de comprender los riesgos del swap  (STS 26 febrero 2015)Nulidad por error: “(…) La entidad de crédito demandada ofreció el swap a la demandante, cliente minorista, no realizó el test de idoneidad -que era obligado ya que al comercializarse el swap como recomendación personalizada el servicio prestado fue de asesoramiento financiero- y no hubo información sobre el riesgo de forma adicional al contenido de las cláusulas del contrato. (…) Como se declaró en la STS de 7 de julio de 2014, (…) lo relevante no es si la información debía incluir o no la posible evolución de los tipos de interés, sino que la entidad de crédito debía haber suministrado al cliente una información comprensible y adecuada sobre este producto que incluyera una advertencia sobre los concretos riesgos que asumía (…), y haberse cerciorado de que el cliente era capaz de comprender estos riesgos y de que, a la vista de su situación financiera y de los objetivos de inversión, este producto era el que más le convenía, lo que debía hacerse por medio del test de idoneidad.

(…) El recurso debe ser desestimado, y no pueden aceptarse sus alegaciones sobre la suficiencia del contenido del contrato para excluir el error, tesis que cede (…) ante la presunción, derivada del incumplimiento del deber de información, razón por la que (…) se habla de “error heteroinducido” por la omisión de poner de manifiesto al cliente el riesgo real de la operación, ni tampoco sus alegaciones sobre el carácter inexcusable del error, pues como declaró esta Sala en la STS nº 244/2013, del Pleno, de 18 de abril de 2013, (…) la obligación de información que establece la normativa legal es una obligación activa que obliga al banco, no de mera disponibilidad. (…) El hecho de que el contrato llevara ejecutándose un año cuando se interpuso la demanda es irrelevante (…) pues el banco recurrente no alega (…) hecho alguno acaecido durante ese año de ejecución del contrato que hubiera podido tener efectos enervantes del error padecido en el momento de la contratación sobre un elemento esencial del mismo como es el verdadero riesgo asumido.”

LEAVE A REPLY