Sinopsis completa en PDF.

not13 Insolvencia y desbalance patrimonial no son equivalentes (STS 1 abril 2014)Confusión entre insolvencia y desequilibrio patrimonial: “(…) Las sentencias de instancia aplican incorrectamente el art. 2.2 en relación con el 5.1 y el 165.1 (…) de la Ley Concursal, al considerar que la sociedad (…) se encontraba en situación de insolvencia (…) porque (…) incurrió en la causa legal de disolución por pérdidas agravadas, al quedar reducido su patrimonio a menos de la mitad del capital social, situación en la que permaneció hasta la declaración de concurso. (…) No puede confundirse la situación de insolvencia que define el artículo 2.2 de la Ley Concursal cuando afirma que «se encuentra en estado de insolvencia el deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles», con la situación de pérdidas agravadas, incluso de fondos propios negativos, que determinan el deber de los administradores de realizar las actuaciones que las leyes societarias les imponen encaminadas a la disolución de la sociedad y, que, en caso de incumplimiento de tales deberes, dan lugar (…) a su responsabilidad con arreglo a la legislación societaria. En la Ley Concursal la insolvencia no se identifica con el desbalance o las pérdidas agravadas.

Cabe que el patrimonio contable sea inferior a la mitad del capital social, incluso que el activo sea inferior al pasivo y, sin embargo, el deudor pueda cumplir regularmente con sus obligaciones, pues obtenga financiación. Y, al contrario, el activo puede ser superior al pasivo pero que la deudora carezca de liquidez (por ejemplo, por ser el activo ser liquidable a muy largo plazo y no obtener financiación) lo que determinaría la imposibilidad de cumplimiento regular de las obligaciones (…) y, consecuentemente, la insolvencia actual. (…) Aunque con frecuencia se solapen, insolvencia y desbalance patrimonial no son equivalentes, y lo determinante para apreciar si ha concurrido el supuesto de hecho del art. 165.1 de la Ley Concursal es la insolvencia, no el desbalance o la concurrencia de la causa legal de disolución por pérdidas agravadas. (…) Las sentencias de instancia equiparan incorrectamente la insolvencia con la concurrencia de causa legal de disolución por pérdidas agravadas (…). Supone la revocación de la calificación del concurso como culpable (…). Al no aplicar correctamente el precepto que define el estado de insolvencia (…), se han aplicado incorrectamente los arts. 164.1 de la Ley Concursal y (…) 165.1 de la Ley Concursal.”

Confusión entre insolvencia y cesación de pagos: “(…) Tampoco es correcta la equiparación que hacen los recurrentes entre insolvencia y cesación de pagos (…). El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor constituye uno de los hechos reveladores de la insolvencia según el art. 2.4 de la Ley Concursal. Pero una solicitud de declaración de concurso necesario fundado en alguno de estos “hechos reveladores” (…) puede ser objeto de oposición por el deudor, no solo alegando que el hecho revelador alegado no existe, sino también manteniendo que aun existiendo el hecho revelador, no se encuentra en estado de insolvencia (…). Y, al contrario, es posible que incluso no existiendo un sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones exista una situación de insolvencia, porque el deudor haya acudido a mecanismos extraordinarios para obtener liquidez (…) al no poder cumplir regularmente sus obligaciones exigibles.”

LEAVE A REPLY