La profundidad de la crisis está haciendo surgir diversas iniciativas de la sociedad civil con el fin de movilizar a los ciudadanos con el objetivo de contribuir a una pronta superación de las dificultades bajo una nueva ordenación financiera. Vamos a citar dos de las más relevantes, una en España y otra a nivel de la Unión Europea.

pacoalvarez La sociedad civil se moviliza frente a la crisisLa iniciativa española surge de una persona, Francisco Álvarez, profesional de los mercados financieros, de amplísima experiencia y un gran divulgador de las finanzas. Paco Álvarez, como es popularmente conocido, ha contribuido a mejorar la cultura financiera de los españoles a través de diversas publicaciones, de programas de radio como “La Bolsa y la Vida” de RNE, o el blog “No le digas a mi madre que trabajo en Bolsa”. Precisamente desde esta bitácora dedicada a la divulgación de la cultura financiera y bursátil, ha lanzado un “Manifiesto Ciudadano” para que la ciudadanía deje de ser espectadora y pase a ser actora en el mundo financiero. Su objetivo es hacer oír la voz del ciudadano para exigir, al Gobierno, a los partidos políticos y a los agentes sociales, la articulación de un Pacto de Estado, consensuado entre todos, que ofrezca a la ciudadanía soluciones ante la crisis económica y a los efectos que la misma está produciendo en el conjunto de la sociedad.

%name La sociedad civil se moviliza frente a la crisisLa otra iniciativa, a nivel europeo, surge del Grupo de Expertos en Servicios Financieros FIN-USE, quién se ha dirigido al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, para que en la próxima cumbre del G-20, se tengan en cuenta los intereses y la opinión de los usuarios y consumidores. Según el contenido de la carta se necesita un equilibrio entre los grupos de presión controlados por la industria financiera y los intereses de los ciudadanos usurarios de los servicios financieros. Todas las decisiones que se adopten en la reforma financiera deberían pasar el test de impacto para los usuarios, es decir, que contribuyeran a reforzar la confianza de los usuarios en el sistema financiero. Para que sea así los usuarios deberían estar adecuadamente representados en los procesos de consulta y en los organismos que adoptan las decisiones de regulación y disciplina financiera.

Deja un comentario