Banca y moneda en el Derecho dominicano

Reseña del libro Derecho de la regulación monetaria y financiera

Los juristas dominicanos Eduardo Jorge Prats y Omar E. Victoria Contreras nos ofrecen en este libro sobre Derecho de la Regulación Monetaria y Financiera una visión moderna y actualizada de la regulación de este sector en la República Dominicana. Tras una aproximación general, el libro aborda el estudio de las fuentes y la Administración de la regulación monetaria y financiera, deteniéndose en el régimen del Gobierno Corporativo y de protección de los usuarios de los servicios financieros.

La Ley Monetaria y Financiera produjo un giro copernicano en el concepto, contenido, función y aplicación de la regulación monetaria y financiera. Por vez primera en la historia dominicana, desde que en 1947 se fundó el Banco Central, las autoridades monetarias y financieras, las entidades sujetas a regulación y, en sentido general, los usuarios de los servicios que prestan estas entidades, contaban con un cuerpo legal coherente y homogéneo que recogía los principios y las reglas principales que regulaban el sistema monetario y financiero, normas que, por demás, estaban a tono con la realidad actual del país y no eran anacrónicas como las leyes que el nuevo texto sustituía.

El libro que reseñamos es el intento de ofrecer a la comunidad financiera y jurídica dominicana una visión sistemática de un ordenamiento jurídico que, como el que preside la Ley Monetaria y Financiera, pretende ser sistemático. El abordaje es necesariamente teórico-práctico pues no puede haber una teoría adecuada del sistema monetario y financiero al margen de la práctica de los participantes en los mercados financieros ni puede existir una práctica eficiente que ignore la teoría de las instituciones monetarias y financieras y su regulación por los poderes públicos.

El propósito de los autores ha sido fundamentalmente contribuir a la consolidación del entorno institucional en el que operan los actores financieros y a la domesticación legal de los reguladores y de los sujetos a regulación, al tiempo de dar testimonio doctrinal del estado legislativo del sistema monetario y financiero previo a una modificación que pueda afectar o socavar el intento de sistema que subyace en la Ley Monetaria y Financiera.

El libro surge del entendimiento de que la doctrina jurídica es responsable de que las leyes se interpreten adecuadamente y que el Derecho no sea un derecho muerto sino vivo, en acción. Su objetivo es, sobre todo, desarrollar un lenguaje común que permita la comprensión y la operatividad del sistema monetario y financiero. En este sentido, la perspectiva desde la que se abordan los contenidos de la obre es esencialmente jurídica pero sin ignorar que este ámbito convoca los enfoques eminentemente interdisciplinarios. Los autores, sin embargo, son abogados y, por tanto, aunque la obra está destinada a todos los interesados en conocer la normativa monetaria y financiera, sin importar si tienen o no formación jurídica, ésta es una obra básicamente jurídica. Y es que el móvil ha sido cubrir los déficits existentes de estudios jurídicos de la regulación económica, en especial, de la regulación bancaria.

La obra intenta ser un libro de Derecho de la Regulación Monetaria y Financiera y no de mera legislación bancaria, por lo que se pone el énfasis en los principios jurídico-económicos que sirven de fundamento al marco regulatorio del sistema monetario y financiera más que en la coyuntural disposición legislativa.

Los autores han trabajado en la Consultoría Jurídica del Banco Central y comparten despacho jurídico y cátedras universitarias. En ese sentido, han tenido el privilegio de conocer las entrañas del regulador, las perspectivas del regulado y los cuestionamientos de los estudiantes que se asoman por vez primera al maravilloso mundo de la moneda y las finanzas, lo cual contribuye a equilibrar posiciones y razonamientos.

Para Fernando Zunzunegui, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid y Asesor de la Comisión Europea, se trata de “una obra imprescindible para los profesionales y estudiosos de la regulación financiera de la República Dominicana. Con buena estructura, con claridad, nos introducen en las complejidades de las finanzas y de su supervisión. Desde una perspectiva de Derecho público definen las fuentes, la importancia de la autorregulación y del control administrativo de la actividad. Con buen criterio colocan como aspecto central de la obra la protección de los usuarios de los servicios financieros.” A su vez, para Guillermo Jorge, profesor de la Universidad de San Andrés de Buenos Aires, “con profundidad académica y argumentos persuasivos, Jorge Prats y Victoria han puesto en el contexto global el estado del arte en la regulación monetaria y financiera dominicana”.

One Response to Banca y moneda en el Derecho dominicano

  1. Las grandes crisis enpiesan con pequeños problemas de ahi la necesidad de que las autoridades financieras sen por lo menos lo menos politicas y empresarialmente posible.

Deja un comentario