Francisco López Ruiz

Working Paper 1/2007

lex11 Notas sobre la nueva lex mercatoriaLos Incoterms y las Reglas y Usos Uniformes, RUU 2006, sobre el crédito documentario promulgadas por la CCI, el Master Agreement, verdadero acuerdo marco multiproductos (incluye tipos, monedas, los diferentes tipos de swaps, caps, floors) y los modelos de contratos en materia de swaps, elaborados por la International Swaps and Derivates Association (ISDA), son sólo algunos de los exponentes más relevantes económicamente, de la producción privada de reglas que se pueden incluir en la lex mercatoria. Las controversias derivadas de los contratos celebrados al amparo de las reglas de estas asociaciones privadas internacionales son dirimidas, en la mayoría de los casos a través del arbitraje y, excepcionalmente por las jurisdicciones estatales determinadas por las partes.

Las polémicas a propósito de si la lex mercatoria es soft law o hard law, son en mi opinión una cuestión secundaria, lo relevante es la eficacia, el uso efectivo que de ellos se hace en el comercio internacional y en los mercados financieros internacionales “donde hay más negocios que leyes”. Igualmente importante es la realidad subyacente a estas reglas por cuanto expresan algunas claves para interpretar la interacción entre un sistema económico globalizado y los diferentes sistemas jurídicos. 

De otra parte, una concepción del Derecho anclada en la identidad entre Derecho y Derecho estatal, es incapaz de captar la diferenciación funcional en que descansa la sociedad presente basada en la existencia de esferas autónomas de racionalidad y, en consecuencia, le resulta prácticamente imposible dar cuenta del pluralismo jurídico. Una concepción del Derecho fundada exclusivamente en el Estado, en la segmentación estatal del espacio jurídico, no puede analizar las correspondencias entre normas jurídicas y sistemas sociales autónomos cuya dinámica se despliega en un espacio transnacional. La consecuencia que se sigue de este planteamiento no puede ser otra que la negación de la juridicidad de la lex mercatoria.

En mi opinión, el problema central de la lex mercatoria no afecta tanto a su caracterización o no como ordenamiento jurídico conforme a los paradigmas del positivismo estatalista, sino a la ausencia de un orden democrático que contemple la participación de todos los potenciales afectados y desde el que se pueda legitimar su producción normativa, es decir, el núcleo de la problematización de la lex mercatoria está en la ausencia de condiciones de legitimación democrática de este derecho. Cuestión ésta que nos remite a otra más compleja: ¿es posible legitimar sistemas normativos jurídicos al margen de la existencia de un Estado constitucional de Derecho?

Lea el texto completo del Working Paper 1/2007: Francisco López Ruiz, “Notas sobre la nueva lex mercatoria”.

Referencia
Francisco López Ruiz, “El papel de la societas mercatorum en la creación normativa: la lex mercatoria“, Cuadernos Electrónicos de Filosofía del Derecho, n. 20 (2010), págs. 67-91.

LEAVE A REPLY