Recensión al artículo de José Queirós Almeida: Contratos de Intermediação Financeira Enquanto Categoria Jurídica
Fernando Zunzunegui
cmvmpt Los contratos de intermediación financiera como categoría jurídicaLas entidades financieras son intermediarios que facilitan a sus clientes el acceso al mercado financiero. Los ahorradores necesitan para gestionar sus ahorros o invertir en bolsa la colaboración de las entidades financieras.

Precisamente el contrato financiero es aquel que se integra en la función de intermediación que realizan las entidades financieras. Con el fin de facilitar sus relaciones con la clientela, las entidades financieras suscriben con sus clientes contratos marco de prestación de servicios financieros. Son contratos normativos que establecen los distintos negocios de realización de la relación financiera que a solicitud del cliente el intermediario se obliga a prestar en las condiciones pactadas. Lo que caracteriza al contrato marco, y lo distingue de figuras afines, es la existencia de un doble consentimiento. En primer lugar, existe un acuerdo marco, de carácter contractual, en el que se fijan por anticipado, las condiciones de la posterior conclusión, eventual y simplificada de contratos de aplicación o realización del acuerdo marco.

Sirvan las reflexiones anteriores sobre la naturaleza jurídica de los contratos de intermediación financiera, extraídas de nuestro manual sobre Derecho del mercado financiero, para presentar un tema en el que todavía son escasos los trabajos doctrinales. Por esta razón, destacamos aquí la aportación de José Queirós Almeida, partidario de la autonomía legal de dichos contratos y de su consideración como una nueva categoría jurídica en Derecho portugués.

Hay que señalar que a diferencia de lo que ocurre en Derecho español, en el portugués la consideración de los contratos de intermediación financiera como nueva categoría de contratos deriva de su tipificación legal en el Código de Valores Mobiliarios, que consagra a la disciplina de los “Contratos de intermediación”, el capítulo II, de su título VI, que incluye una sección dedicada a la reglas comunes a esta categoría de contratos.

Para Almeida, la construcción de la categoría surge como una fórmula agregadora de diversas figuras jurídicas, a las cuales corresponde un régimen jurídico unitario. Estamos, en su opinión, ante una estructura normativa instrumental al ejercicio de la actividad por parte de los prestadores de servicios financieros. Es una categoría que agrupa contratos de prestación de servicios.

Concluye Almeida definiendo la categoría como la compuesta por aquellos contratos mediante los cuales las entidades legalmente autorizadas prestan servicios de intermediación financiera a sus clientes. Son contratos que surgen en la actividad profesional de los intermediarios. Constituyen la forma típica que se ofrece en el mercado de financiero para la vinculación de los intermediarios con los clientes. De tal modo, que la realización de esos mismos contratos fuera de la habitualidad propia del profesional, los excluye de la categoría.

* Véase texto completo del artículo: José Queirós Almeida: Contratos de Intermediação Financeira Enquanto Categoria Jurídica, Cadernos do Mercado de Valores Mobiliários, núm. 24, noviembre 2006, pp.291-303.

print button gray Los contratos de intermediación financiera como categoría jurídica

Deja un comentario