Fernando Zunzunegui

PDF 

mapaex Sobre el destino del ahorro bancarioNinguna regla escrita impone a las entidades bancarias reinvertir el ahorro en las comunidades en las que captan los depósitos. Así, una caja de ahorros catalana puede perfectamente destinar el dinero recibido de los cuentacorrrentistas castellanos principalmente en inversiones en Cataluña, o un banco vasco puede destinar el ahorro recibido de los andaluces en la financiación de empresas vascas. Aunque nos resulte extraño, los bancos son jurídicamente propietarios del dinero depositado por sus clientes y pueden, por tanto, emplearlo con total libertad. Sin embargo, en estos temas se impone la equidad. Algo nos dice que la banca tiene el deber moral de ofrecer su crédito con alguna generosidad en las comunidades que la sustentan.

No esta claro hasta que punto está justificada la pasividad de los poderes públicos en esta cuestión. En el pasado, los bancos debían cumplir determinados coeficientes de inversión. La ley limitaba la libertad empresarial obligando a invertir en determinados territorios o sectores industriales. Pero la incorporación de España a la Comunidad Europea impuso el abandono de estas intervenciones administrativas.

Los incentivos fiscales ofrecen una fórmula alternativa a este tipo de intervenciones. Se puede promover la reinversión territorial del ahorro bancario creando un nuevo impuesto. Precisamente, esta es la solución que contempla un reciente proyecto de la Junta de Extremadura. Pero no parece la medida más adecuada, pues es una vía recaudatoria que sólo indirectamente permite alcanzar el objetivo deseado. Además, como toda medida fiscal, crearía distorsiones en la concurrencia. Los bancos que operen con sucursales abiertas en la Comunidad Autónoma en la que se establezca el impuesto serán penalizados en relación con aquellos que operen sin establecimiento en la región, por ejemplo, aquellos que lo hagan a través de Internet. Pero lo que es más importante, este tipo de medidas podría tener efectos no deseados. Los bancos y cajas afectados tenderían a desplazar la captación de fondos hacia sucursales establecidas en otras comunidades, lo cual podría empeorar el acceso a los servicios bancarios.

Si lo que queremos es reforzar la reinversión territorial del ahorro bancario, hay otra solución más directa y, al mismo tiempo, más respetuosa con la libre empresa. Se podría medir la reinversión de las entidades de crédito que operen en cada una de las Comunidades Autónomas y publicar los resultados. Obtendríamos así un ranking de los bancos y cajas por el grado de cumplimiento de sus deberes comunitarios de reinversión, en cuya elaboración también podrían valorarse los esfuerzos de las entidades por facilitar el acceso a los servicios financieros. Este sistema funciona con éxito en Estados Unidos desde los años setenta. En España podría ensayarse la publicación por la autoridad monetaria, en colaboración con las Comunidades Autónomas, de este tipo de evaluaciones. Las notas de reinversión comunitaria del ahorro deberían figurar en la información periódica que las entidades bancarias proporcionan al mercado, así como en el tablón de anuncios de cada una de las entidades. Se trataría de un sistema basado en la publicidad del destino de los depósitos, cuya eficacia descansaría en la respuesta que a dicha información dieran los propios depositantes. Por poner un ejemplo, con este sistema, cualquier vecino de Almendralejo, dispondría al ir a abrir su cuenta corriente en la sucursal de una caja madrileña en la citada localidad del grado en que dicha entidad reinvierte en Extremadura. En aquellos casos en que la entidad incumpla sus deberes con la comunidad extremeña, siempre podría dicho cliente cruzar la calle para depositar los fondos en otra entidad bancaria que hubiese recibido mejor nota.

De este modo la imagen pública de la entidad bancaria, en cada una de las Comunidades Autónomas en las que tenga abiertas sucursales, se vería más o menos reforzada según el grado de reinversión del ahorro reflejado en la nota obtenida. Los bancos y cajas recibirían distintas calificaciones según el cumplimiento de sus deberes de reinversión crediticia: excepcional, satisfactorio, necesitado de mejora o insuficiente (por seguir el sistema de la Community Reinvestment Act). La experiencia estadounidense demuestra que ningún banco desea aparecer como incumplidor ante la comunidad que le sirve de sustento. De hecho, allí más del noventa por ciento de las entidades cumplen con sus deberes de reinversión. Los que incumplen, además del riesgo de verse afectados por la respuesta negativa del mercado, pueden ver condicionada la apertura de nuevas sucursales.

Es un sistema original que se sirve del propio mercado para orientar la actuación de las entidades. Con este instrumento, se podrían lograr mejoras en la reinversión territorial del ahorro respetando la libertad de empresa. En cualquier caso, la eficacia de la medida dependerá de la importancia que los depositantes concedan a las calificaciones obtenidas por las entidades.

Publicado en Expansión.

print button gray Sobre el destino del ahorro bancario
Compartir
Artículo AnteriorSubastas de depósitos
Artículo siguienteCajeros

3 comentarios

  1. LAS “CAJAS DE AHORRO” CATALANAS.

    Rafael del Barco Carreras

    Transformarse en BANCOS PUROS Y DUROS no les ha sentado bien. De “instituciones benéficas” invirtiendo el ahorro popular en un 50% en “Deuda Pública o similar”, un mínimo en minicréditos personales avalados por dos “solventes”, y el grueso en hipotecas a doce años que no alcanzaban el 40% del valor, o selectos edificios de señoriales viviendas alquiladas a precios de favor a las poderosas clases medias y altas “oficiales”, a dedicarse a todo tipo de operaciones bancarias ha resultado una excelente idea para políticos y dirigentes, y muy “mala” para las instituciones.

    Si el siglo diecinueve consolidó la industria catalana, el veinte, sus revoluciones y crisis, quebró todas las creaciones bancarias de sus ricos burgueses. Pero aquello no tiene nada que ver con lo actual, únicamente en el resultado, con evidentes diferencias, los actuales “banqueros”, o mejor “cajeros”, se sienten IMPUNES E INMUNES, aunque soplan vientos que afectan sus nervios. Existen denuncias por fragantes delitos de “cajeros” de segunda fila. No hace poco una sucursal de una caja en Gerona fabricaba créditos de hasta 20 millones de pesetas. Sociedades quebradas aparecían en los ordenadores y expedientes con relucientes balances y datos registrales “debidamente valorados”. El tema se halla “aislado” en silencioso sumario. Apenas una anécdota si se observan los créditos de las cajas en las últimas macroquiebras inmobiliarias. La «caixa dels trons»..

    Una excepción, LA CAIXA. Su capacidad y potencia bajo la férrea dirección de sus selectos franquistas, Vilarrasau y Samaranch, la amurallaron ante las bárbaras huestes del progresismo y nacionalismo catalán capaces de fundir cualquier impresora de billetes, aunque algunas leyes han dinamitado varios de sus endogámicos pilares. El Poder fáctico por antonomasia en Cataluña rebasa por las cifras y su actuación a nivel nacional y mundial cualquier consideración local.

    E irrumpe un personaje clave para crisis de gran calado, Narcís Serra, pretendiendo arreglar el gran desaguisado. La calificación de MOOY´S en “perspectiva negativa”, el despido del Director General, y la última captación de dinero, 1.750 millones de € en cédulas hipotecarias en el Mercado Mayorista de Emisiones, por la Caixa de Cataluña con intereses por encima de los aplicados, indican sin género de dudas que el “negocio” está en una desaforada huida hacía adelante al “coste que sea”, hasta que Corbacho y Montilla enderecen el entuerto convenciendo a su jefe Zapatero. Solo hace pocos meses se dedicaban esos importes a conquistar sillones en corporaciones, multinacionales o semimonopolios, anunciando además millones de ganancias en compraventas que más parecían la del diamante entre amiguetes que operaciones reales. Un calco en grande de la vieja época del Pelotazo.

    Acabado un ciclo próspero en captación de dinero, se encuentran igual que el sector bancario de los 70 y 80, arrasado por el pillaje y las aventuras financieras de todo tipo. El arreglo es fácil, se fusionan, la caja resultante obtiene más dinero “oficial”, o se fusiona a la vez con la CAIXA, y se contabiliza el desastre en una cuenta, que se “provisionará o amortizará” durante décadas en que la inflación multiplicará por diez los números globales. Una jugada maestra para el gran Serra que conquistaría la tan soñada presidencia, el cargo más importante de Cataluña, President de la CAIXA. La “única”.

  2. A propósito del anterior comentario…

    MONTILLA CON LAS 10 CAJAS DE AHORRO CATALANAS

    Rafael del Barco Carreras

    30-10-08. En la foto el gran Narcís Serra. Despierta pánico el poder que acumularía tras las fusiones, que sean unas u otras, se harán, aunque todos a una las nieguen en sus declaraciones a la Prensa. Una reunión para una foto, donde no se decidió nada. Zapatero y el Banco de España tienen la última o única palabra, y quien no pase por el tubo, cierre de espita, ni un duro. En la foto, el hombre más poderoso de Cataluña, sin duda, Isidro Fainé. ¿Seguirá siéndolo? Sonrío ante algún comentarista arguyendo que la gran CAIXA está por encima del bien y del mal. ¡Veremos! Una excelente ocasión para que el llamado Socialismo se haga con todo el poder financiero catalán, que además por su gran expansión geográfica en los últimos años por toda España significa una de las más importantes fuentes de dinero para Barcelona y su frustrada progresión inmobiliaria. Los socialistas del Ayuntamiento y la Generalitat necesitan financiar contra viento y marea su opaca y macro inmobiliaria Consorcio de la Zona Franca o las obras a medias de las restantes y quebradas inmobiliarias situando a la mayoría de las cajas en real quiebra técnica, más el pozo sin fondo de su propia administración.

    El comunicado, todo perfecto. La Prensa, el día 1-11-08 anunciaba que el 3% de los españoles habían retirado sus saldos de los bancos y cajas, pero la reunión de la Eurozona en París, dando rienda suelta a las impresoras de euros, detuvo el pánico. La salud de las instituciones fuera de duda, y el tema central en la Generalitat, las ayudas a las familias y pymes. Una reunión de “hermanitas de los pobres”.

    Lo escrito hace unos meses toma cuerpo, ver http://www.lagrancorrupcion.com…

    Transformarse en BANCOS PUROS Y DUROS no les ha sentado bien. De “instituciones benéficas” invirtiendo el ahorro popular en un 50% en “Deuda Pública o similar”, un mínimo en minicréditos personales avalados por dos “solventes”, y el grueso en hipotecas a doce años que no alcanzaban el 40% del valor, o selectos edificios de señoriales viviendas alquiladas a precios de favor a las poderosas clases medias y altas “oficiales”, a dedicarse a todo tipo de operaciones bancarias ha resultado una excelente idea para políticos y dirigentes, y muy “mala” para las instituciones.

    Si el siglo diecinueve consolidó la industria catalana, el veinte, sus revoluciones y crisis, quebró todas las creaciones bancarias de sus ricos burgueses. Pero aquello no tiene nada que ver con lo actual, únicamente en el resultado, con evidentes diferencias, los actuales “banqueros”, o mejor “cajeros”, se sienten IMPUNES E INMUNES, aunque soplan vientos que afectan sus nervios. Existen denuncias por fragantes delitos de “cajeros” de segunda fila. No hace poco una sucursal de una caja en Gerona fabricaba créditos de hasta 20 millones de pesetas. Sociedades quebradas aparecían en los ordenadores y expedientes con relucientes balances y datos registrales “debidamente valorados”. El tema se halla “aislado” en silencioso sumario. Apenas una anécdota si se observan los créditos de las cajas en las últimas macroquiebras inmobiliarias. La caja de los truenos.

    Una excepción, LA CAIXA. Su capacidad y potencia bajo la férrea dirección de sus selectos franquistas, Vilarrasau y Samaranch, la amurallaron ante las bárbaras huestes del progresismo y nacionalismo catalán capaces de fundir cualquier impresora de billetes, aunque algunas leyes han dinamitado varios de sus endogámicos pilares. El Poder fáctico por antonomasia en Cataluña rebasa por las cifras y su actuación a nivel nacional y mundial cualquier consideración local.

    E irrumpe un personaje clave para crisis de gran calado, Narcís Serra, pretendiendo arreglar el gran desaguisado. La calificación de MOOY´S en “perspectiva negativa”, el despido del Director General, y la última captación de dinero, 1.750 millones de € en cédulas hipotecarias en el Mercado Mayorista de Emisiones, por la Caixa de Cataluña con intereses por encima de los aplicados, indican sin género de dudas que el “negocio” está en una desaforada huida hacía adelante al “coste que sea”, hasta que Corbacho y Montilla enderecen el entuerto convenciendo a su jefe Zapatero. Solo hace pocos meses se dedicaban esos importes a conquistar sillones en corporaciones, multinacionales o semimonopolios, anunciando además millones de ganancias en compraventas que más parecían la del diamante entre amiguetes que operaciones reales. Un calco en grande de la vieja época del Pelotazo.

    Acabado un ciclo próspero en captación de dinero, se encuentran igual que el sector bancario de los 70 y 80, arrasado por el pillaje y las aventuras financieras de todo tipo. El arreglo es fácil, se fusionan, la caja resultante obtiene más dinero “oficial”, o se fusiona a la vez con la CAIXA, y se contabiliza el desastre en una cuenta, que se “provisionará o amortizará” durante décadas en que la inflación multiplicará por diez los números globales. Una jugada maestra para el gran Serra que conquistaría la tan soñada presidencia, el cargo más importante de Cataluña, President de la CAIXA. La “única”.

  3. EL TOCOMOCHO Y LA ESTAFA PIRAMIDAL

    VERSUS LA BOLSA.

    Rafael del Barco Carreras

    Uno de los pilares del capitalismo, o la libertad de mercado, al que se ha de reconocer la mayor cota de crecimiento, desarrollo y prosperidad de la Historia de la Humanidad, tiene tan demasiadas e inmensas oscuridades que si encima se manipula por caer en manos de una oligarquía o cártel de CINCO individuos o entidades, que además e indispensable monopolizan casi todo el dinero del mercado financiero, caso España, las consecuencias no son un CRACK clásico y cíclico sino una maquiavélica y descarada estafa a gran escala, a total escala. La acción de una Autocracia dominada por unos impermeables grupos de funcionarios y políticos. Primero se concentra en cuatro entidades, BSCH, BBVA, CAIXA y CAJA MADRID, y sus grupos subsidiarios, no menos del 90% del dinero en cuentas corrientes, de ahorro y “activos financieros” de toda España, inspeccionados o dirigidos por el Banco de España. En el proceso de fusiones bancarias se les venden los monopolios estatales, Telefónica, CAMPSA y refinerías, eléctricas, Tabacalera y otros, que sumados a las constructoras y demás grandes empresas de su propiedad como Dragados, Agromán, más refinerías o Gas, con quien fusionaron otras varias creando de nuevas, dominan la mayor parte de la llamada Economía de Mercado. Pura entelequia calificar el engendro de Capitalismo Institucional, Neoliberalismo, o simple Estatismo o Economía Social de Mercado que define la Constitución.

    Vender a unos aparentes cuatro o cinco (el cinco es la suma del resto del Sistema) “entes financieros privados” la propiedad del Estado, lejos de privatizar es manipular. El Estado succionará gran parte del ahorro del País y seguirá dominando a los compradores y a sus antiguos monopolios, sumando a la “acción de oro” las profusas leyes de inspección, control, dictado de precios y sistema de recaudación de parte de los impuestos directos y hasta indirectos. En la práctica enriquecerá más allá de toda consideración a los funcionarios de los bancos y cajas, y sus allegados, que se sentarán en los nuevos consejos de administración, donde continuarán las antiguas familias (el franquismo) alternando con los nuevos ricos. Y no contentos con los cargos o sillones pasarán a las manipulaciones en Bolsa con la venta a las dominadas constructoras a precios burbuja de sus participaciones en los antiguos monopolios. La “información privilegiada” y “alterar el precio de las cosas” no es más que rebajar con nuevas definiciones delictivas la más descarada estafa.

    Leo en Internet que en EEUU ya suman 400 los detenidos por manipulaciones financieras, aquí nos tocarían estadísticamente no menos de 60 entre los grandes. Ninguno. Y lo peor, administran tras “la profunda crisis” la inimaginable obligada inyección de billetes nuevos de euros que por el momento sostiene el Sistema parcheando el día a día. Tienen experiencia, la inflación sin límite, con pesetas o euros, recolocará el destartalado Sistema a base de que quiebren los “demás”, y que la real fuerza productiva y sanas empresas actúen con su normal cordura y decencia. ¡Por el bien de mis descendientes quisiera que así fuera!.

    Se define el tocomocho como la más clásica y eterna de las estafas donde al delincuente le supera la ambición y maldad del estafado, el “pringao”. Dos colegas enseñando un goloso fajo de billetes donde solo el primero es auténtico. O la pirámide donde el estafador convence a los primeros inversores de su genialidad financiera regalando duros a cuatro pesetas, y los primeros a los demás. Las dos estafas magnificadas nos explicarían la Gran Burbuja Inmobiliaria y Financiera que de hecho se incuba y dispara tras la de Telefónica con Terra, por los 2000. El Mercado en pocas manos, e ilimitado dinero exterior, convertirán lo de Telefónica en un ejercicio de entrenamiento.

    Cajeros y banqueros crean la pirámide o burbuja inmobiliaria y financiera con créditos basura garantizados con las propias acciones basura de las constructoras, que en sus balances lucen activos, pisos, terrenos y construcción, valorados a precios de disparate y creados con más créditos e hipotecas basura. Burbuja que detendrá la huida del dinero exterior y el agotamiento del propio, el ahorro nacional. Típico en las pirámides, no surgen nuevos “pringaos”, y los primeros que se aperciben pretenden salir. Quien comprara un piso o valor en bolsa hace un año o unos meses se encontrará en el mejor de los casos con una pérdida del 50%, cuando no toda la inversión. Otra ley de tan peculiar mercado, en las viviendas a menor demanda más precio. Y otra, que los ejecutivos siempre ganan. Y así la propia CAIXA, y demás instituciones financieras que forman parte del Consejo de Telefónica, en la burbuja del 2000, “provisionarán” multimillonarias pérdidas pero no se sabe que se arruinara ninguno de los muchos ejecutivos o agentes dependientes de quienes forman ese Consejo, y menos los de la propia Telefónica, donde el “staff” ganó inmensas fortunas. Curioso que ese staff fueran “técnicos” en nuestra peculiar Bolsa y no ingenieros en telecomunicaciones.

    ACS, SACIR-VALLEHERMOSO, INMOBILIARIA COLONIAL, METROVACESA, AISA, ASTROC-AFIRMA, AIFOS, TREMON, DRAC, LLANERA, LÁBARO, COSNANI, PROMODICO, FINCAS CORRAL, RIOFISA, REYAL URBIS, HABITAT-DON PISO…etc…etc… todas manipuladas con todo tipo de OPAS, fusiones y extrañas compraventas. O cumpliendo otra ley tradicional y clásica en este tipo de estafas, para atemperar los ánimos, mintiendo descaradamente, surgen compradores ful, Dubai, Kuwait o petroleras rusas en Repsol, y de existir piden más dinero para arrastrar el muerto… o las que parece que no tienen más problemas que renovar algún crédito (sindicado) ACCIONA, ENTRECANALES, AVANCIT, FCC, FERROVIAL, OHL… y desconocidas y opacas constructoras propiedad de cada comunidad o ayuntamiento… como Adigsa de la Generalitat, el CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA DE BARCELONA del Ayuntamiento y Estado, asociado a la CAIXA DE CATALUÑA de la Diputación de Barcelona…etc…etc…

Deja un comentario